Botiquín de viaje natural para este verano

“Botiquín de viaje, ¿es necesario?, si nos hace falta algo ya lo compraremos por allí” Ehhhh… ¡ERROR!

Yo también lo pensé en su momento y no pude equivocarme más. Iba de viaje a Cabo Verde y sabía que era un sitio “agreste” pero con turismo, así que pensé que podría encontrar casi de todo.

Todavía tengo las marcas de un par de picotazos de mosquitos que me rasqué hasta la infección ¡Cómo eché de menos la citronela!

De mi visita a las zonas más rurales me traje también de recuerdo el conocimiento de cómo se trata la sarna, cómo se venda una rodilla con una camiseta y que el grogue (bebida quitapenas local) quita el dolor pero no cura…

Dicho esto que conste que el sitio es tan maravilloso que volvería mañana mismo sin dudarlo, pero con un buen botiquín de viaje ¡claro!.

Botiquin de viaje Cabo Verde

Trapiche donde se extrae el grogue en Cabo Verde

Desde entonces, y con un par de lecciones más por país visitado, he aprendido que hay un mínimo de cosas que deben ir en mi maleta sí o sí.

Cierto que la composición del botiquín de viaje varía en función del sitio a visitar y la época del año, pero hay cosas que deben considerarse siempre.

¿Que lleva un buen botiquín de viaje natural para el verano?

Tiritas, protector solar, un repelente de insectos… seguro que esas son algunas de las cosas que primero se te vienen a la cabeza ¡bien! Te voy a contar, aparte de estas, las que yo considero imprescindibles:

  • Aloe vera: es como el ungüento amarillo “todo lo cura, para todo vale”, picotazos, quemaduras, granitos, rozaduras, escoceduras, eccemas, hemorroides, pie de atleta… ¡hasta de alternativa a la gomina se puede usar! Para los viajes yo me llevo la versión de 100ml, así no hay problema si no quiero facturar. Super recomendable para calmar la piel después de tomar el sol, tanto que  creo que debería ser obligatorio para los guiris-cangrejo.
  • Citronela: este aceite esencial es uno de los repelentes de insectos naturales más efectivos, además también puede usarse directamente en las picaduras para evitar que se inflamen y se infecten, ya que es anti inflamatorio y antiséptico. Incluso puede usarse como desodorante.
  • Arcilla verde: muy útil para calmar la piel y reducir la inflamación después de un picotazo de mosquito, abeja, avispa o tábano, tan comunes en verano. Pero también puede usarse para pequeñas torceduras, dolores articulares, quemaduras, granitos o acné rebelde... Lo mejor para los viajes es llevártela ya preparada y lista para el uso.
  • Manteca de karité se ha usado como filtro solar que protege parcialmente de la acción nociva de los rayos de sol, con la ventaja de que lo toleran todas las pieles, no produce granitos y también alarga la duración del bronceado. Además puedes usarlo para hidratar la piel y los labios, para prevenir las durezas en los pies, para recuperar el pelo después del mar y el sol, como calmante post depilatorio y para tratar quemaduras solares y dermatitis de origen variado. En estado natural es sólida así que puedes llevarla en tu maleta de mano del avión sin complicaciones, le sacarás mucho jugo vayas a donde vayas.
  • A mí me gusta llevar siempre alguna pastilla para el dolor, por si acaso me paso tomando el sol y me duele la cabeza, fuerzo andando y me hago daño en la rodilla, la almohada del hotel no es digna de tal nombre  y me levanto con dolor de cuello… el harpagofito sirve para todo esto y más (dolores articulares, regla, lumbalgia…). En todos los viajes alguien termina echando mano de mi reserva de harpagofito, tanto que empiezo a plantearme dejar de ofrecer o empezar a cobrarlo 😉

Botiquín de viaje Imprescindibles

Con esto ya tienes un botiquín de viaje básico, ahora bien te voy a dar unos extras para diversas situaciones que suelen darse y para las que conviene ir preparado.

 

Extras para el botiquín de viaje: más vale 3 “porsiacas” que un “penseque”

Adopté la filosofía de los 3 “por si acaso” después de unos cuantos fracasos con el “pensé que no iba a necesitar esto”. Y oye, ¡bien aplicada es fantástica!. Está claro que no se puede prevenir todo, ni puedes llevar a un viaje todo lo que crees que podrías necesitar, pero hay unas cuantas cosas que abultan poquito y que pueden hacerte el viaje mucho más agradable. Basta con conocerte un poco a ti mismo y el lugar donde vas a ir.

¿Eres de los que sólo se siente a gusto en el baño de su casa?

Entonces un imprescindible en tu maleta será una ayuda para mitigar ese estreñimiento circunstancial y que no vuelvas con la sensación de pavo relleno. Lo más fácil de llevar y tomar son pastillas. Mejor si, aparte de ser efectivas, no son agresivas con tu intestino. Yo suelo recomendar las que llevan aloe vera y alguna planta, tipo cáscara sagrada o sen, porque cumplen ambas condiciones. Una de las fórmulas naturales más completa es la de Trelax, vienen en blíster de manera que puedes llevarte una por día de viaje si crees que vas a necesitarlas y tienes cubierto el porsiaca me estriño.

Por si se te ha ocurrido llevarte semillas (tipo chia, plántago o lino) ten en cuenta que en algunos países no podrás entrarlas por si llevan “bichos” exóticos para la zona (bacterias, virus, hongos… nocivos), consulta la legislación al respecto del país adónde vas antes de echarlas a tu maleta.

 

¿Vas a viajar muy lejos?

Si vas a echar un viaje largo, con cambio de zona horaria, la melatonina no te puede faltar. Te será de gran ayuda durante los primeros días para que no vayas como un zombi y te pierdas las maravillas que has ido a disfrutar por culpa del jetlag.

 

¿Vas a zonas rurales de países menos desarrollados o a sitios exóticos de “higiene dudosa”?

Botiquin de viaje para sitios exoticos

Aquí el tema puede ser peliagudo, porque estamos acostumbrados a limpiar mucho y a tomar agua clorada, sin embargo hay sitios donde nos podemos encontrar un panorama muy diferente. La primera recomendación es tener mucho cuidado con la higiene, beber agua embotellada y evitar los hielos y los alimentos crudos. Además puedes usar el extracto de semilla de pomelo para lavar los alimentos o para higienizar el agua, entre otros muchos usos...

Si no hacemos mucho caso o no somos muy estrictos es fácil que acabemos con una diarrea, que será la respuesta natural de nuestro cuerpo para eliminar algo tóxico o desconocido que hemos ingerido. Puedes ayudar a tu organismo con carbón vegetal que absorbe esas sustancias nocivas y ayuda a las digestiones, al reducir los gases y las bacterias fermentadoras que los producen.

Después de una diarrea lo mejor es recuperar el intestino con probióticos, conseguirás que el periodo de malestar se acorte mucho y podrás volver a disfrutar de tus vacaciones antes.

 

¿Nervioso por el viaje?

Puede ser que te dé miedo volar, o montar en barco, o estés de los nervios por la emoción, o porque los de la habitación de al lado son unos petardos, total, que puede que necesites algo para calmar los nervios: valeriana , pasiflora, tila u otras plantas pueden ayudarte a relajarte sin recurrir a calmantes o somníferos más potentes.

Botiquin de viaje Pos si acaso

 

Recomendaciones finales para preparar el botiquín de viaje

  • Haz un repaso de tus últimos viajes, los problemas que tuviste y lo que echaste de menos.
  • Recopila información sobre salud del país que vayas a visitar. Un sitio básico para eso es la página del ministerio de sanidad: http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPaises.do
  • Combinando los dos anteriores las lista de tus imprescindibles se hará casi sola.
  • Tanto si vas a viajar en avión y no quieres facturar, como si vas pocos días  y no quieres llenar la maleta sólo con el botiquín, lo más sensato es llevarte formatos pequeños. Si vais toda la familia valora el tamaño grande, porque puede salirte a cuenta.
  • Un consejo fundamental es escoger bien lo que creas que vas a necesitar y recortar las cápsulas en función de las personas que viajáis, los días que vayáis a estar y la posibilidad de reponer. Yo suelo llevarme 4 o 5 cápsulas de lo que creo que voy a necesitar, si hay suerte vuelven todas y si no me da tiempo a buscar en el sitio para reponer lo que haya gastado. Si viajo a sitios más remotos llevo el doble, que al final no ocupan tanto y pueden sacarme de un apuro.
  • Si a simple vista no sabes para qué es cada blíster ponles una etiquetilla identificativa en el reverso para no confundirte.

Así me quedó la parte de las pastillas de mi último botiquín de viaje: 50 gramos, las principales “dolencias previsibles” cubiertas y mucha utilidad en un paquetito ¡minúsculo!.

Botiquin de viaje Pastillas

En cuanto a los líquidos con 100 ml de aloe vera, 100 de arcilla verde y 10 de citronela aún me quedó espacio para el champú, pasta de dientes y demás, así que no tuve problema en no facturar en el avión.

Botiquin de viaje liquidos

Si quieres componer tu propio botiquín de viaje visita nuestra sección Botiquín Natural y consigue un 10% de descuento en todos los productos con el código: BOTIQUINMEJORANA  

Botiquin de viaje oferta

 

¿Echas en falta alguna cosa que consideras imprescindible en tu botiquín de viaje? Cuéntanoslo y ayúdanos a hacer nuestro próximo viaje aún mejor.

Y no olvides compartir este artículo con tus amigos si crees que puede serles de utilidad ¡Gracias!

 

 

 

Experimenta la alegría de compartir...Share on Facebook157Share on Google+3Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Buffer this page

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.