Flores de Bach: herramientas para tiempos de crisis

Vivimos en una época peculiar. Por un lado la tecnología y los medios de producción han abierto puertas tan sólo imaginadas; por otro, parece que el desarrollo de la conciencia del hombre no vaya parejo con el de su progreso material. Conviven el milagro y un horizonte infinito de posibilidades, con la banalidad, con lo grotesco incluso. Inmersos en un proceso de cambio social sin precedentes, el miedo y el desánimo pueden llegar a abrumarnos; a veces cuesta imaginar que pueda haber un futuro. Pero las oportunidades de cambio están ahí, y disponemos de algunas herramientas, como el uso de esencias florales, para facilitar la transformación personal, el primer paso para transformar el mundo.

Las Flores de Bach: las esencias florales del Dr Edward Bach

El uso de esencias florales no es nuevo, pues se tiene noticia de antiguas culturas que ya las utilizaban. Desde que el doctor Edward Bach (1886-1936) percibiera el potencial que encerraban y comenzara a elaborarlas y a utilizarlas en su práctica clínica, su uso no ha dejado de extenderse. Otros sistemas florales se han sumado al original del doctor Bach, ampliando sus posibilidades.

Se trata de una energía sanadora, inocua, es decir, sin riesgos, sin efectos secundarios, donde no hay posibilidad de mal uso o sobredosis. En procesos considerados incurables aportan sosiego y paz interior. No son un medicamento ni sustituyen al tratamiento prescrito por el médico; pero su nivel de actuación estimula el anhelo de recuperación y la conexión con la fuerza vital.

No interactúan con los medicamentos y se pueden utilizar sobre cualquier ser vivo. Facilitan la coherencia entre el mundo interior y exterior y, cuando eso ocurre, los síntomas concretos remiten y pueden llegar a desaparecer.

¿Para qué situaciones son útiles las Flores de Bach?

Son útiles cuando hay miedo, falta de confianza o de autoestima; ante la enfermedad, el dolor, la angustia, la tristeza, la soledad; en estados de ansiedad e incertidumbre. Ayudan a encontrar el sentido a las diferentes estaciones de la vida; por ello son aconsejables en épocas de cambio –adolescencia, menopausia, nuevo trabajo o curso escolar, cambio de colegio, jubilación…

¿Cómo funcionan las Flores de Bach?

Funcionan por oposición a los defectos que, en opinión del doctor Bach, están en el origen de los problemas que aquejan al ser humano: “… curan, no porque ataquen la enfermedad, sino porque inundan nuestros cuerpos con las bellas vibraciones de nuestra Naturaleza Superior, en cuya presencia la enfermedad se disuelve como la nieve bajo la luz del sol”. La esencia no nos “quitará” el miedo, o el desánimo, sino que nos apoyara para que nos atraviese, para que seamos capaces de hacer lo que creemos correcto a pesar de las dificultades.

La esencias florales invitan a entrar en armonía con la Vida, a penetrar en un territorio interior del que sabemos poco, pues hemos olvidado quiénes somos y el sentido de nuestra existencia. Con las esencias florales, el ser humano camina de la mano con la Tierra y el Cielo hacia un futuro que debemos empezar a ver como posible y hermoso.

¿Has usado alguna vez Flores de Bach? Cuéntanos tu experiencia o comparte con tus amigos si crees que esta información puede serles útil.

Experimenta la alegría de compartir...Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.