Aromaterapia, el mundo a través del olfato.

 

“Todo el mundo ha tenido alguna vez una experiencia parecida: sin habernos preparado para ello, toda una parte de nuestra vida se nos aparece de nuevo, entera, perfectamente precisa y diferenciada, con sólo respirar el simple efluvio de un perfume.”

Aromaterapia Naturalmente, de Nelly Grosjean

 

Esta experiencia que señala Nelly Grosjean ocurre porque nuestra memoria olfativa tiene 10.000 registros más que el gusto: somos capaces de recordar el 35% de todos los aromas que percibimos.

En los aceites esenciales están contenidos los principios olorosos volátiles de la planta que fundamentan el uso de la aromaterapia y que son extraídos mediante destilación en corriente de vapor de agua, lenta y completa, o por presión, como en el caso de la cáscara de los cítricos (naranja, limón, mandarina…)

Estos aceites esenciales se usan en productos de cosmética, higiene familiar y limpieza del hogar, incluso en la industria.

 

La aromaterapia es la utilización de los aceites esenciales para ayudar a armonizar la salud física y mental, reforzando el proceso de sanación natural.

 

La actividad de los aceites esenciales se basa en su composición bioquímica, ya que el aceite esencial más sencillo contiene más de 170 principios activos, lo que le confiere una amplia gama de posibilidades.

Los aceites esenciales son beneficiosos a nivel físico, emocional y energético.

La aromaterapia se puede aplicar en nuestra vida diaria para promover nuestra salud, nuestra belleza y nuestro bienestar general. La principal vía de administración es el olfato, mediante vahos, o con el uso de difusores o pulverizaciones en aerosol…

La molécula aromática volátil se asienta en la pituitaria olfativa y produce un estímulo que va directo al sistema nervioso, estimulando así una reacción que será diferente en función del aceite esencial de que se trate.

También es muy importante la gran vía cutánea mediante masaje, baños, compresas, envolturas corporales, cataplasmas…, ya que los aceites esenciales tienen un gran poder de penetración y se absorben enseguida, de tal modo que, si nos masajeamos los pies con aceite esencial de tomillo, en pocos minutos notamos el sabor en la boca.

Otra vía de administración es la oral, pero ésta requiere de un uso experimentado, por lo que la recomendamos solo bajo la supervisión de un aromaterapeuta profesional.

Para obtener los mejores resultados con la aromaterapia es imprescindible la determinación botánica y bioquímica del aceite, así como conocer del órgano del que se extrae (hojas, flores, corteza…), ya que las propiedades cambian en función del origen.

Los aceites esenciales deben ser 100% puros, sin mezclas ni manipulaciones que alteren su naturaleza.

En este sentido es muy importante el compromiso de todos los integrantes de la cadena de producción empezando por el origen de las plantas,  que deben proceder de cultivos limpios y respetuosos con el medio ambiente, continuando con todos los responsables del proceso de extracción, envasado y distribución.

Todos los participantes en ese proceso, incluidos nosotros, deben ser conscientes del valor de lo que están creando; no en vano se dice que las esencias son “el alma” de la planta.

 

Cuando oyes hablar de aromaterapia ¿Qué te viene a la mente?

¿Utilizas algún producto con aceites esenciales?

Si te ha gustado y crees que puede ser útil a alguien compártelo.

Experimenta la alegría de compartir...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Buffer this page

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.